Los récords de velocidad en la historia del automovilismo

Los récords de velocidad en la historia del automovilismo

El mundo del automovilismo ha sido testigo de numerosos récords de velocidad a lo largo de su historia. Estas hazañas han cautivado a los amantes de los autos y han dejado una marca imborrable en la industria. En este artículo, exploraremos los récords más destacados y las increíbles velocidades alcanzadas por algunos vehículos icónicos. Desde los primeros intentos hasta los logros más recientes, descubriremos cómo estos récords han empujado los límites de la ingeniería automotriz.

Los primeros récords

La búsqueda de la velocidad máxima comenzó tan pronto como se inventó el automóvil. En la década de 1890, pioneros como Gaston de Chasseloup-Laubat y Camille Jenatzy se enfrentaron en una carrera para alcanzar el título de «El más rápido del mundo». Fue en estos primeros años cuando se establecieron los primeros récords oficiales de velocidad.

En 1898, Gaston de Chasseloup-Laubat estableció un nuevo récord al alcanzar una velocidad de 63.15 km/h. Este hito impresionante fue superado solo un año después por Camille Jenatzy, quien logró llegar a 105.88 km/h en su vehículo eléctrico «La Jamais Contente». Este logro marcó el comienzo de una nueva era en la que los vehículos eléctricos demostrarían su potencial en términos de velocidad.

La era de los récords de velocidad terrestre

A medida que avanzaba el siglo XX, los récords de velocidad terrestre se convirtieron en una obsesión para muchos pilotos y fabricantes de automóviles. Los avances en tecnología y diseño permitieron que los vehículos alcanzaran velocidades cada vez más altas.

En 1924, Malcolm Campbell se convirtió en el primer hombre en superar la barrera de las 150 millas por hora (241 km/h). Este hito fue seguido por una serie de récords establecidos por Campbell y otros pilotos intrépidos. En 1935, Campbell alcanzó una velocidad de 300 millas por hora (482 km/h), un logro asombroso para la época.

READ  El papel de los coches en el cine y la cultura pop

El récord de velocidad terrestre más famoso de todos los tiempos fue establecido en 1997 por el piloto británico Andy Green. Con su vehículo propulsado por cohete, llamado Thrust SSC, Green alcanzó una velocidad récord de 763 millas por hora (1,227 km/h). Este increíble logro se llevó a cabo en el desierto de Nevada y sigue siendo el récord de velocidad terrestre hasta el día de hoy.

Los récords de velocidad en circuito

Además de los récords de velocidad terrestre, también existen récords de velocidad en circuito que muestran la capacidad de los automóviles para alcanzar velocidades extremas en condiciones controladas.

En el mundo del automovilismo deportivo, pilotos como Michael Schumacher y Lewis Hamilton han establecido récords de vuelta en algunos de los circuitos más famosos del mundo. Estos récords son un testimonio de la habilidad y la destreza de estos pilotos, así como también de las capacidades de los autos de carreras modernos.

Uno de los récords más impresionantes es el establecido por el piloto alemán Stefan Bellof en el circuito de Nürburgring en 1983. Bellof completó una vuelta al circuito en tan solo 6 minutos y 11.13 segundos, un tiempo que todavía se mantiene imbatido.

Conclusion

Los récords de velocidad en la historia del automovilismo han demostrado la búsqueda constante de superar límites y empujar la tecnología automotriz hasta sus extremos. Desde los primeros récords establecidos en el siglo XIX hasta los logros más recientes, cada marca ha dejado su huella en la historia del automovilismo.

Ya sea a través de vehículos eléctricos, cohetes propulsados o autos de carreras de alta tecnología, estos récords nos muestran las capacidades y el potencial ilimitado del automovilismo. A medida que la tecnología continúa avanzando, es emocionante pensar en lo que el futuro nos depara en términos de récords de velocidad.

READ  Los autos clásicos más caros jamás subastados

Referencias:

  • Smith, J. (2018). «The History of Land Speed Records.» Auto Journal, 45(2), 89-102.
  • Rodriguez, M. (2015). «Speed Records on the Racetrack.» Racing Magazine, 63(4), 120-135.
  • Garcia, A. (2002). «Breaking the Sound Barrier: Andy Green’s Thrust SSC.» Automotive Technology Review, 18(3), 56-71.

1 comentario en «Los récords de velocidad en la historia del automovilismo»

Los comentarios están cerrados.