Fiat Dino Coupé, el banco de pruebas de Ferrari

De principio a fin, el emprendimiento precisó de solamente 18 meses para ser creado. El Fiat Dino Coupé fue dibujado por el enorme Giorgetto Giugiaro y precisado por Bertone, siendo moderno, deportivo y muy elegante, y con aptitud para albergar hasta 4 mayores. Asimismo fue la solución de Ferrari para para realizar un corto período de homologación para la clase Fórmula 2 de la FIA, ya que debía crear 500 motores V6 y entregarlos a sus clientes del servicio.

El nombre venía del alias del hijo de Enzo, Alfredo Ferrari, exactamente la misma un año después terminaría bautizando a la gama de ingreso de la firma italiana en el Dino 206 y, más tarde, en el 246 GT y GTS. Il Commendatore deseaba competir en la antesala de la “categoría reina” de todo el mundo del motor. Y si bien siempre y en todo momento había construido los propulsores en el hogar, Maranello, Fiat insistió en hacerse con el control con la intención de eludir interrupciones en el desarrollo de suministro de motor.

En un inicio fue anunciado como un descapotable biplaza en el Salón del Automóvil de Turín en el mes de octubre de 1966. El Coupé, construido con una distancia entre ejes 270 milímetros mucho más extendida, se presentó unos meses después en Ginebra, en el tercer mes del año de 1967. Si bien compartían nombre, los dos turismos presentaban líneas muy dispares; ya que habían sido desarrollado por 2 carroceros diferentes: el Spider fue obra de Pininfarina, y raramente considerado como un 2+1 plazas.

Con una composición tradicional, el motor se situaba enfrente del habitáculo en situación longitudinal, con la caja de cambios acoplada justo tras el bloque. A través de un eje de transmisión, la energía del corazón de seis tubos y 2.0 litros se mandaba a las ruedas traseras por medio de una transmisión manual de cinco velocidades. Con el apoyo de un diferencial lubre, entregaba 160 CV y 163 Nm, bastante para realizar el 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y lograr una agilidad máxima de 200 km/h.

READ  El baile benéfico del Auto Show de Detroit exhibirá un exclusivo vestido de tapicería para automóviles

Como curiosidad, Ferrari declaraba una capacidad de 180 CV y 187 Nm en su montura de motor central. No obstante, los propulsores eran idénticos. La confusión entre SAE y BHP entonces se ocuparía de la discrepancia, pero varios han especulado que fue una estratagema de marketing de la firma del cavallino rampante. Con un peso inferior a la tonelada, mucho más corto, bajo y ágil, el Dino 206 era algo mucho más veloz que el Fiat, con un 0 a 100 km/h en 7,5 s y 235 km/h de agilidad punta.

En contraste a la unidad mucho más pequeña, que tenía un bloque de aleación de aluminio, el V6 de 2.4 litros que se empezó a disponer desde 1969 era de hierro derretido. Construyendo 180 CV y 216 Nm. La agilidad máxima aumentó hasta los 215 km/h y el 0 a 100 km/h cayó hasta los 8 segundos, y se mejoró la experiencia de conducción con la adición de neumáticos mucho más anchos y una configuración de suspensión posterior sin dependencia que los modelos de 1.987 cc no tenían.

Alén de su reputación de ser tan sutilmente puntiagudo en mojado, las pruebas de la temporada definían al Fiat Dino Coupé como un turismo interesante de conducir la mayoría del tiempo. Los discos servoasistidos brindaban una aceptable capacidad de frenado (los discos son mayores en el 2400), al tiempo que la suspensión se las lidiaba bastante bien para supervisar la carrocería, de eje recio y ballestas en las primeras ediciones y avanzada notoriamente en el 2400 con una sin dependencia.

Los cambios productos cosméticos fueron de manera comparativa inferiores. Se añadió la insignia “Dino 2400”, la previo parrilla plateada de nido de abeja con el logo redondo de Fiat en el centro fue sustituido por una exclusiva reja negra y la insignia en el capó. Se modificaron un sinnúmero de datos de cromo a negro mate y, en la zaga, se modificaron las luces. En el interior recibió un salpicadero rediseñado y nuevos asientos de lona con reposacabezas que viene dentro, y tapicería de cuero opcional.

READ  El BMW Dune Taxi parece listo para competir en Extreme E

El ejemplar que ves aquí es un Fiat Dino Coupé de 1968, es entre los 384 que se hicieron hasta 1973. Fue pedido nuevo por un parisiense en un bello cuero azul medio sobre colorado. Se vendió a un entusiasta de los turismos en 1975, y este dueño lo sostuvo a lo largo de 35 años y lo mantuvo en geniales condiciones. Todavía sostiene sus llantas de aleación auténticos de 14 pulgadas, la radio Blaupunkt Frankfurt, con su interior de cuero rojizo y el manual del dueño.

Con solamente 91.000 km en el podómetro, cruzó el bloque de subastas de RM Sotheby’s en París el 6 de febrero de 2020 por un precio de 51.750 euros, en lo estimado. Es un vehículo que ha retrasado años en apreciarse como ha de ser justo, y el modelo sin techo es ya extraño que baje de las seis cantidades. Y aún de este modo, todavía es considerablemente más económico que un Ferrari Dino, los que ahora sobrepasan los 300.000 en sus ediciones mucho más “económicas”.

Fuente: RM Sotheby’s
Galería de fotografías:

Fiat Dino Coupé, el banco de pruebas de Ferrari1/8Fotografías

8 comentarios en «Fiat Dino Coupé, el banco de pruebas de Ferrari»

  1. ¡Vaya máquina! El Fiat Dino Coupé es un sueño sobre ruedas, ¡Ferrari sabe lo que hace! ¿Quién quiere uno?

  2. ¡Vaya joya de artículo! El Fiat Dino Coupé fue un auténtico test para Ferrari. ¿Quién lo diría?

  3. ¡Vaya máquina el Fiat Dino Coupé! ¿Quién necesita un Ferrari teniendo este bólido italiano?

  4. ¡Totalmente de acuerdo! El Fiat Dino Coupé es una joya italiana que no tiene nada que envidiarle a un Ferrari. Con su estilo y rendimiento, seguro que robará más de una mirada en las calles.

  5. ¡Vaya máquina! El Fiat Dino Coupé seguro que hizo sudar a Ferrari. ¿Quién necesita un Ferrari cuando puedes tener un Fiat?

  6. ¿En serio? Comparar un Fiat con un Ferrari es como comparar un limón con una naranja. No hay punto de comparación en términos de rendimiento, prestigio y exclusividad. Si quieres un verdadero deportivo de lujo, no hay duda de que Ferrari es la elección.

  7. Para gustos, colores. A mí me parece más una reliquia de épocas pasadas que una joya actual. Hay tantos otros modelos impresionantes en el mundo automovilístico que eclipsan al Fiat Dino Coupé. Pero bueno, para cada uno su propio gusto.

Los comentarios están cerrados.