Esta espuma antibalas busca aligerar los automóviles militares (y que sean mucho más eficaces)

Si en algún momento piensas en parar una bala la primera imagen que te viene a la cabeza es una plancha de metal gruesa. ¿Pero sería viable parar un proyectil empleando un material ligerísimo? En el planeta militar, algo de esta forma asistiría a que los soldados pudieran desplazarse de manera segura y a tener automóviles mucho más rápidos, lo que repercutiría en un consumo de comburente mucho más bajo.

Se hicieron adelantos expepcionales y los científicos prosiguen intentando encontrar el santísimo grial del blindaje, una armadura rápida que evite automóviles blindados de este modo de pesados. La última investigación llega de la Facultad Estatal de Carolina del Norte, que han creado un nuevo género de material a prueba de balas con solo medio peso.

El equipo tras este avance ahora había trabajado en 2015 en un nuevo género de blindaje ligero con la capacidad de denegar los rayos X, los rayos gamma y la radiación de neutrones. Un año después, amoldó su enfoque para generar un blindaje de alta resistencia con la capacidad de parar las balas.

Otros conjuntos de investigación habían usado grafeno para lograrlo, pero en un caso así se eligió por una espuma compuesta de metal (CMF). Hablamos de un material que se logra burbujeando gas mediante metal derretido para generar una mezcla espumosa, que entonces se puede enfriar para conformar una matriz ligera y también incrustarse con esferas metálicas huecas. El resultado es un material considerablemente más rápido que los metales comúnes, pero con una resistencia comparable.

El equipo comandado por Afsaneh Rabiei, instructor de ingeniería mecánica y aeroespacial, empleó este enfoque para generar un CMF con esferas de acero engastadas. Entonces se puso entre una placa de adelante de cerámica y una placa posterior de aluminio angosto y dispararon de balas para poder ver de qué forma se alzaba.

READ  Contacto gama Škoda Octavia 2017: Digno de codearse con el segmento superior

Después de las pruebas vieron que su material era capz de absorber el 75% de la energía cinética y en muchas de las pruebas, las detonaciones no dejaban hendiduras en la placa posterior. «La armadura de CMF pesaba menos de la mitad que una de acero homogénea enrollada que se requiere para conseguir exactamente el mismo nivel de protección», afirma Rabiei.

El equipo piensa que este material puede usarse en automóviles blindados para el ejército, prestando asistencia a achicar su peso y, en consecuencia, progresando la eficacia del comburente. Asimismo piensan que podrían generar materiales basados ​​en CMF con un desempeño aún mayor. En este vídeo puedes observar ciertas pruebas del equipo:

7 comentarios en «Esta espuma antibalas busca aligerar los automóviles militares (y que sean mucho más eficaces)»

  1. Vaya, ¡un escudo de espuma para los coches militares! ¿Qué será lo siguiente, cojines antibalas para los soldados?

  2. Jaja, quién sabe, tal vez los cojines antibalas sean la próxima moda en el campo de batalla. Pero en serio, hay que adaptarse a los tiempos. La innovación siempre sorprende. ¡Saludos!

  3. ¡Vaya invento! ¿Pero qué pasaría si también utilizamos esta espuma antibalas para proteger nuestros coches civiles? 🤔🚗

  4. ¡Wow, esta espuma antibalas es genial! ¿Podrían hacer una versión para proteger nuestras casas?

  5. ¡Wow! Esta espuma antibalas para automóviles militares suena impresionante. ¿Pero será realmente eficaz?

  6. ¡Vaya invento! ¿Será esta espuma antibalas la solución para los embotellamientos en la ciudad? 🚗🤔

  7. Me parece genial que busquen formas de hacer los autos militares más eficaces. ¡Innovación al poder! 🚀🔥🔝

Los comentarios están cerrados.